martes, 6 de octubre de 2009

Elementos morfológicos de la imagen

Los elementos morfológicos de la representación son aquellos que poseen una naturaleza especial. Aunque lo mas pertinente en ellos sean sus características formales, son entre todos los elementos de la representación los únicos que poseen una presencia material y tangible en la imagen.

EL PUNTO

Es el elemento icónico mas simple; sin embargo, su simplicidad no debe servir para ocultarnos la influencia plástica de éste y otros elementos similares. Al analizar los elementos mas simples, comprobamos que lo verdaderamente simple no existe.

Esta simplicidad les da una naturaleza que trasciende a la propia materialidad del medio de representación en el que se expresan a la forma misma de esa expresión.

El punto no necesita estar gráficamente representado para que su influencia plástica se haga notar. El centro geométrico de una superficie es un punto que aunque no esté señalado físicamente condiciona el espacio del plano.

Las propiedades que definen al punto como elemento plástico son: la dimensión, la forma y el color. Sus dimensiones físicas no son un factor decisivo. En lo que se refiere a la forma y el color que pueda adoptar este elemento lo mas notable es su capacidad de variación.

Al situar un elemento puntual sobre el plano de la representación, se crean tensiones visuales que dependen de su ubicación, aunque alguna de las propiedades antes indicadas, puede dinamizar la composición al producir un fuerte contraste.

El punto posee un poder de constitución en algunos tipos de imagen.

Un punto central estabiliza la composición al coincidir el centro geométrico del plano original con el estimulo visual. En una ubicación menos ambigua la tensión decrece sobre todo si el punto no se encuentra sobre alguno de los principales ejes estructurales del plano original

LA LINEA

Es un elemento visual de primer orden. Sus usos en la comunicación visual son infinitos.

Las funciones significativas plásticas de este elemento son básicamente:

La capacidad de la línea para crear vectores de dirección que aportan dinamicidad a la imagen, los vectores direccionales, creados mediante líneas o por cualquier otro procedimiento, condicionan la dirección de lectura de la imagen. Una línea separa dos planos entre si, en esta separación de planos, no es la línea el único agente que interviene, tal separación puede conseguirse mediante el contraste cromático.

Otra función de este elemento es la de dar volumen a los objetos bidimensionales mediante el sombreado, que se consigue superponiendo líneas curvas casi tangentes a la línea del contorno.

Existen básicamente tres tipos de líneas:

- línea objetual, que se percibe como un objeto unidimensional. Aquí la línea no es un componente mas de la imagen, sino que constituye la propia materialidad de ésta.

- línea sombreado, que como ya se ha dicho, forma tramas que sirven para dar volumen a los objetos y aportar profundidad al plano e la representación.

-línea de contorno, en muchas imágenes este tipo de línea constituye su definición formal. Este procedimiento se comienza a olvidar en el renacimiento con la utilización del sfumatto

EL PLANO



El termino plano se presta a muchas interpretaciones. Mediante esta palabra uno puede referirse al plano de la representación que es un espacio físico, normalmente identificado con el soporte de la imagen.

El plano, como elemento icónico, tiene una naturaleza absolutamente espacial. No solo queda ligado al espacio de la composición, sino que, implica otros atributos como los de superficie y bidimensionalidad, por lo que se representa asociado a otros elementos superficiales como el color o la textura. Los planos son elementos idóneos para fragmentar el espacio plástico de la imagen.

La propiedad mas notable de este elemento es su capacidad de codificar bidimensionalmente todas las características morfológicas de un objeto.

En la historia de las representaciones visuales hay manifestaciones plásticas en las que el plano se ha constituido como el elemento mas relevante (cubismo y fauvismo).

LA TEXTURA

Es también un elemento morfológico superficial y por ello normalmente asociado al color y en ocasiones al plano. Diferentes puntos de vista:

Para Moholy-Nagy, un material se define en función de cuatro elementos: estructura, textura, aspecto superficial y agrupamiento masas.

Para Knobler, al constatar la dificultad para aislar algunos elementos plásticos individuales en multitud de imágenes

Dondis, al referirse a la textura dice: está relacionada con la composición de una sustancia a través de variaciones en la superficie material.

Kepes, gracias a la fotografía, el hombre y el pintor han descubierto infinitas variedades texturales que han ido aportando progresivamente a sus obras

Lo mas destacable de la textura como elemento plástico es que en ella coexisten unas cualidades táctiles y ópticas. La textura tiene dos dimensiones básicas: una perspectiva y otra plástica. Es pues, junto a la luz, el elemento visual necesario para la percepción espacial, y la visión en profundidad depende además de ella en gran medida.

La dimensión plástica de las texturas no es menos importante, ya que el aspecto superficial que presentan muchos objetos e imágenes influyen en el resultado visual.


EL COLOR

Con el estudio del color nos introducimos en una de las mas complejas naturalezas plásticas entre las de los elementos morfológicos.

¿Qué es el color? Con frecuencia, se responde que es una forma de energía luminosa, o que constituye uno de los atributos de definición de los objetos. Existen dos naturalezas cromáticas distintas, el color pigmento y el color luz.

Dimensiones objetivas de la experiencia cromática

El color es, ante todo, una experiencia sensorial. Para producirse requiere, básicamente tres elementos: un emisor energético, un medio que module esa energía y un sistema receptor especifico.

Las tres fuentes de la experiencia cromática son: la luz, la superficie de los objetos y la retina. No es posible definir el color sólo en función de una de estas tres fuentes.

El ojo humano es sensible a determinadas longitudes de onda del espectro de energía electromagnética (entre 400 y 700 nanometros). En esta banda visible del espectro están comprendidas todas las variedades cromáticas de la luz, que pueden ser observadas haciendo pasar un rayo de luz blanca a través de un prisma.

La longitud de las ondas luminosas y su amplitud son las magnitudes que definen un color físicamente; el matiz de un color coincide, mas o menos, con un cierto valor de longitud de onda, peor éste puede variar. El brillo normalmente se corresponde con la intensidad y también de la sensibilidad de la retina ante determinadas longitudes de onda.

La saturación, que indica la cantidad de luz blanca que posee un color, aunque vulgarmente se la utilice para indicar su pureza.

Un color queda definido a partir del matiz, el brillo y la saturación, las tres propiedades en las que se basa la experiencia cromática.

La apariencia que algunos de estos colores presentan es muy similar, algunos parecen ser el resultado de la combinación de otros. Los colores primarios de naturaleza lumínica son el rojo, el verde, y el azul, y sin embargo los que mezcla un pintor en su paleta son el rojo, azul y amarillo.

Para Hering, los colores primarios son cuatro, y están asociados en dos parejas: rojo/verde y azul/amarillo. Las que hay que añadir la pareja blanco/negro.

Esta actividad alternativa de los colores de cada pareja encuentra una posible justificación en el fenómeno de las post imágenes.

Funciones plásticas del color

El color es un elemento morfológico de la imagen, su presencia material y tangible en la composición le confiere, objetivamente, ese atributo. Estas dos propiedades generales del color, como elemento espacial, reúnen sus principales funciones plásticas.

1. El color, como todo elemento morfológico, contribuye a la creación del espacio plástico de la representación, el cual puede tener una naturaleza tridimensional dependiendo de cómo se emplee este elemento.

2. El color, además de contribuir activamente en la construcción del espacio de la representación, lo articula en diversos términos, en los que este se organiza

3. La naturaleza cromática no puede reducirse a lo espacial, aunque el color sea un elemento fundamental en la definición morfológica de los objetos o de sus imágenes. El color es un elemento idóneo para crear ritmos dentro de la imagen. El ritmo es uno de los tres elementos dinámicos de la imagen

4. la característica dinámica del color es el contraste. La importancia de este hecho trasciende a su formulación como una mas de las funciones plásticas. Téngase en cuenta que la forma es posible gracias al contraste lumínico o cromático



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada